febrero 21, 2024
México, Ciudad de México
Primeros auxilios Salud física

¿Qué es el ahogamiento? 

“Ahogamiento” se define como el proceso de sufrir dificultades respiratorias por sumersión/inmersión en un líquido, con resultados que se clasifican en: muerte, morbilidad y no morbilidad. 

En 2016, según las estimaciones, murieron por ahogamiento 320 000 personas, lo que hace de ello un gran problema de salud pública en todo el mundo. En 2015, los traumatismos supusieron más de un 9% de la mortalidad mundial total. El ahogamiento, que es la tercera causa más importante de mortalidad por traumatismo no intencional, representa un 7% de todas las muertes relacionadas con traumatismos. 

Todas las economías y regiones del mundo sufren mortalidad por ahogamiento y soportan la correspondiente carga, aunque: 

  • en los países de ingresos bajos y medios se concentra el 90% de las muertes por ahogamiento no intencional; 
  • más de la mitad de los ahogamientos del mundo se producen en las regiones del Pacífico Occidental y de Asia Sudoriental 
  • los índices de muerte por ahogamiento alcanzan su máximo en la Región de África, donde son más de 15-20 veces más elevados que en Alemania o el Reino Unido, respectivamente. 

Existe un amplio margen de incertidumbre en torno a la estimación de la mortalidad por ahogamiento en el mundo. Los métodos utilizados para clasificar los datos oficiales sobre ahogamientos hacen que queden excluidas las muertes por ahogamiento intencionado (suicidio u homicidio), así como los ahogamientos resultantes de inundaciones catastróficas y de incidentes en el transporte acuático. 

Los datos procedentes de países de ingresos altos indican que los métodos de clasificación llevan a subestimar sustancialmente (hasta en un 50% en algunos de esos países) el número total de ahogamientos. En muchos países las estadísticas sobre casos no fatales de ahogamiento son difíciles de conseguir o poco fiables. 

Algunos factores de riesgo 

Existen algunos factores vinculados a un mayor riesgo de ahogamiento, por ejemplo: 

  • en muchos países el riesgo puede guardar relación con una mala situación socioeconómica, la pertenencia a una minoría étnica, la falta de educación superior o el hecho de vivir en un medio rural, aunque esta asociación puede variar de un país a otro 
  • No saber nadar 
  • el hecho de dejar a un lactante desatendido o con otro niño en la bañera o a proximidad del agua; 
  • consumo de alcohol cerca o dentro del agua; 
  • ciertas enfermedades, como la epilepsia; 
  • turistas no familiarizados con los riesgos y las particularidades de las aguas locales. 

Prevención 

Hay muchas medidas que son útiles para prevenir los ahogamientos. El hecho de instalar barreras para controlar el acceso a masas de agua que supongan un peligro (p.ej. cubriendo pozos, erigiendo barreras con puertas o corralitos, vallando el perímetro de piscinas, etc.) o de eliminar por completo esas masas de agua reduce el nivel de riesgo y de exposición a peligros acuáticos. 

La instauración de sistemas comunitarios supervisados de cuidado de los niños en edad preescolar puede reducir el riesgo de ahogamiento, amén de presentar otras ventajas contrastadas desde el punto de vista de la salud. También cabe la posibilidad de enseñar natación a los niños en edad escolar, conocimientos básicos de seguridad en el agua y de primeros auxilios.  

Fuente /OMS/organización mundial de la salud. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *