julio 24, 2024
México, Ciudad de México

La infección de oído es un problema que puede resolverse favorablemente si se detecta a tiempo. Los síntomas de estas infecciones varían dependiendo de si ha sido afectado el oído externo, medio o zonas más profundas. 

A pesar de que uno de los síntomas más comunes es el dolor en el oído, existen infecciones que no se sienten y que se manifiestan de diferentes maneras. 

Una infección en sí, puede ser causada por un virus, un hongo, o una bacteria. Si no se detecta y se trata a tiempo y de forma adecuada podría provocar la pérdida de audición en niños.

Otitis media

Es la forma más común. La trompa de Eustaquio bloquea el drenaje de líquido que se produce en el oído y no le permite cumplir con su función. De esta manera el líquido se acumula y se produce la infección.

Síntomas

Los síntomas de infección de oído medio se presentan de forma repentina y se incrementan con el paso de las horas. Los más comunes son los siguientes: 

    • Dolor severo y sensación de presión en oídos 
    • Fiebre 
    • Secreción en los oídos y otorrea, (puede contener o no pus). 
    • Mareo y vértigo 
    • Sensación de debilidad 
    • Migraña 
    • Acúfenos: silbidos o zumbidos en los oídos. 
    • Rotura o perforación del tímpano : es un agujero o desgarramiento en el tejido que separa el oído medio del oído externo. Puede provocar pérdida de la audición en algunos casos. 

 

Otitis externa

Es la inflamación del conducto auditivo externo. A este tipo se le conoce como “oreja del nadador” porque suele originarse cuando el oído está en contacto de forma intensiva, con el agua. 

No obstante, la causa no siempre es el agua. Esta infección también puede ser ocasionada por eccemas, alergias, arañazos o lesiones causadas por algún objeto. 

Síntomas 

  • Aparece enrojecimiento e inflamación en el canal auditivo que es el orificio que se observa dentro de la oreja. 
  • Fiebre y sensación de malestar general. 
  • Pérdida auditiva. 
  • Secreciones. 
  • Mareos. 
  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello y detrás de la oreja. 

Otitis externa maligna

Ocurre cuando la infección del oído externo se extiende y llega hasta los huesos del conducto auditivo y de la base del cráneo. No es una modalidad muy común y se presenta en quienes tienen el sistema inmune debilitado, los adultos mayores y los diabéticos. 

Este tipo de infecciones casi siempre están causadas por la bacteria Pseudomonas y pueden ser mortales. 

Síntomas 

  • Dolor severo en el oído. 
  • Secreción de color amarillo o verde. 
  • Pérdida de audición. 
  • Comezón y picor en el oído o en el conducto auditivo. 
  • Fiebre. 
  • Debilidad en los músculos de la cara. 
  • Dificultad para tragar. 

Recomendaciones para prevenir una infección de oído 

  • Seca bien los oídos después de mojarte: bien sea bajo la ducha, en la tina o una piscina. 
  • No utilices bastoncillos para limpiar los oídos: este tipo de implementos pueden causar pequeñas lesiones en la zona. 
  • Protegerte del agua: si vas a pasar mucho tiempo dentro del agua utiliza tapones homologados. Retíralos al terminar y sécate los oídos, 
  • Evita el agua de mala calidad: no te bañes sitios que tengan el agua en mal estado. 
  • Protege el conducto auditivo: al aplicar tintes o aerosoles para el cabello cubre los oídos con un poco de algodón.